Åk 6–9
 
Español/Русский
1.2 Un poco de historia
La historia de los números negativos es curiosa porque en tiempos pasados, hasta los más famosos matemáticos de Europa, se negaron a aceptar su existencia. Para ellos eran números absurdos, además creían que si los aceptaban se podía originar un gran problema en el estudio de la matemática.
De hecho, los números negativos llegaron muy tarde a Europa, hacia 1500. Y sobre el 1800 todavía había matemáticos en Inglaterra que se negaban a aceptarlos.
Sin embargo, tanto en China como en la India, ya trabajaban desde tiempos muy remotos con los números negativos. Para los hindúes, los números negativos tenían un sentido práctico: el de las deudas. En el comercio se separaban claramente las deudas de las ganancias para llevar la cuenta del movimiento del dinero.
Para los chinos, el mundo era un movimiento constante en busca del equilibrio de fenómenos opuestos: el día y la noche, el frío y el calor, la alegría y la tristeza, etc. Esta visión del mundo les hacía pensar con la mayor naturalidad que a cada número positivo le correspondería su opuesto, es decir, el número que al añadirse otro diera como resultado el equilibrio absoluto, lo que no es positivo ni negativo: el cero.


4 Número negativo 4 Número positivo

En la India se distinguía el número negativo por llevar un punto encima del número.

Número negativo 4 Número positivo


Estos conceptos quizás te resulten extraños en un principio, pero si trabajas ordenadamente, comprendiendo cada paso y haciendo prácticas, no tendrás ningún problema.