Åk 6–9
 
Español/Polski

1.2 Historia
Desde el comienzo de la historia de la Humanidad, el hombre ha tenido interés en hacer mediciones o expresar las diferentes dimensiones. En un principio tomó como referencia las partes de su cuerpo para expresar las diferentes longitudes, por ejemplo:

Codo fue una unidad muy mencionada en la Biblia.

Dedo: El dedo equivalía al ancho real de un dedo, aproximadamente:
         18 mm.

Mano: La mano equivalía al ancho de la mano. Todavía se usa en
          algunos países para medir la alzada de un caballo.

Pie: Esta medida equivale a: 30,5cm. y se usa para medir, por ejemplo
          las chapas de los techos.

Cuarta: Se extiende o abre la mano y la medida entre la punta del
          pulgar y el meñique equivale a un palmo o cuarta.

Braza: Equivale a 1.67 m. y es el resultado de extender ambos brazos.

Estas medidas eran muy prácticas, pero no son exactas, ya que variaban de persona a persona.



Hace 4 500 años se usaron ya medidas estándar; por ejemplo en Egipto el codo o cubit fue la unidad básica para la medida de la longitud (medía 0,4572 m, aproximadamente 50 cm). Usaban también submúltiplos.
Desde entonces, cada país, incluso cada civilización, ha tenido unas medidas sutilmente diferentes.
Hasta que en el siglo XVIII se inició el trabajo de unificación de un sistema de medidas. En 1795 se instituyó en Francia el Sistema Métrico Decimal. En España fue declarado obligatorio desde 1849.

El Sistema Métrico se basa en la unidad "el metro" con múltiplos y submúltiplos decimales. La definición de metro fue elegida como la diezmillonésima parte de la longitud de un cuarto del meridiano terrestre, teniendo en cuenta que el radio de la Tierra es 6.37·106 m.
Se fabricó una barra de platino, que representaba la nueva unidad de medida, y se puso bajo la custodia de los Archives de France.
Las definiciones del metro han variado de acuerdo al avance de la ciencia y la técnica. La última definición aprobada es la siguiente: El metro es la longitud de trayecto recorrido en el vacío por la luz durante un tiempo de 1/299 792 458 de segundo.